Menú
×
Cadena 3

Producir en Argentina

Ya es desopilante: mil formas de arruinar a la agroindustria

Retenciones y dólar ficticio ya son dos palizas. Ahora congelan a los fabricantes de etanol y biodiésel que el mismo gobierno alentó. Eso sí: el gasoil aumenta. Y mucho más.

25/11/2020 | 13:34

Es llamativa la vocación que le pone el gobierno nacional para despreciar al campo y a la agroindustria. No se sabe si es por deber o por placer. Tal vez sean ambas cosas.

Para verlo bien los invito a imaginar que el complejo que va del campo a la agroindustria es una sola empresa, un solo productor, un solo fabricante.

Por empezar, el gobierno lleva años diciéndole a este único empresario imaginario que, como él es muy productivo, tiene que, además de pagar los impuestos que paga todo el mundo, ser solidario y ceder el 12% de todo el maíz y un tercio de toda la soja que coseche, antes de descontar los gastos, los sueldos, la inversión o los impuestos.

Después le dijo que, para tratar de frenar la inflación que el Estado provoca al emitir pesos sin respaldo, hay que mantener bajo el dólar. Así que por la soja y el maíz que exporta, le da un dólar ficticio que vale la mitad del real.

Ante tanto perjuicio, el gobierno le dice “bueno, no te quejes; agarrá, invertí lo poco que te dejamos en industrializar la soja y el maíz, así generás empleo y somos todos felices. Si exportás tu producto industrializado pagás menos retenciones. Y, si no, lo vendés al mercado interno a buen precio”.

Entonces nuestro empresario invierte. Por ejemplo, construye plantas de biodiesel y de etanol. Porque el gobierno le ha prometido que va a obligar a las petroleras a mezclarlos con el gasoil y la nafta porque es económicamente viable y es bueno para el ambiente.

Todo muy lindo. Pero resulta que luego el gobierno congela el precio del biodiesel y del etanol para beneficiar a las petroleras con un insumo barato. El precio se atrasa tanto que nuestro uniproductor tiene que dejar de producir. Si fabrica, pierde. Y ahí están las plantas paradas.

Pero falta el colmo de los colmos: a las petroleras sí les permiten aumentar el gasoil y la nafta. ¿Y quién es el principal consumidor de gasoil en el país? Exacto: nuestro productor imaginario. Que tiene que pagar cada vez más caro algo que, en parte (un 12% del gasoil) él mismo produce y no le reconocen. Esta campaña nuestro empresario agroindustrial va a pagar 8.000 millones de pesos más a las petroleras sólo por el último aumento de 4,5% en el gasoil.

Nuestro productor ya no sabe qué hacer. Incluso ha pedido que al menos le dejen vender su etanol y el biodiesel en estaciones propias en porcentajes de corte más altos, como en Brasil, dado que autos, camiones y tractores pueden consumir mayores dosis de biodiesel y etanol. Pero tampoco les permiten hacer eso: peligraría el negocio petrolero.

Y llega la frutilla del postre: el “impuesto a los ricos”. A nuestro megaproductor le van a confiscar, además, el 2% de sus plantas de etanol y biodiesel y de todo lo que usa para producir. Esto último no sucederá masivamente en la realidad porque no existe en la realidad nuestro único productor. Pero muchos de ellos sí lo van a pagar.

Y todo esto, señores, sucede en medio de una sequía que golpea sin misericordia. Igual que el gobierno.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Brasil avala bajar 70% el salario, pero no es lo que parece

Audio

El plan Aguantar hace agua

Audio

Se ve que Pfizer ya no quiere quedarse con los glaciares

Lo Último

Audio

Un aplauso para el defaulteador

Fracasados para quemar carbón, genios para quemar pesos

Audio

La luz y la maldición de los intranjeros