Menú
×
Cadena 3

Influencers

Poderoso como tuit de Grabois

Grabois lo hizo: presos liberados por prevención del coronavirus, funcionarios echados por sobreprecios, policías suspendidos por su actuación en una protesta.

11/04/2020 | 11:25

¿Cuál es la cuenta de Twitter más poderosa de la Argentina? No es fácil saberlo. Pero, si es por las consecuencias concretas que genera, es posible que sea la del piquetero papal Juan Grabois. Aunque colocó a varios de sus seguidores en puestos del gobierno, él mismo no ocupa ningún cargo. Pero su poder es indiscutido.

No siempre tiene éxito. Por ejemplo, cuando el gobierno sacó la tarjeta Alimentar (inventando otro medio de pago más en lugar de aumentar el monto de la AUH), Grabois la cuestionó. Él decía que le molestaba el prejuicio que implicaba el argumento oficial de la que con la tarjeta sólo se iba a poder comprar alimentos y no alcohol. Pero algunos en el gobierno dicen que lo que le moslestaba era que la gente obtenga asistencia alimentaria por estos medios automáticos en lugar de hacerlo por la red de comedores que manejan los piqueteros. La cosa es que la tarjeta Alimentar siguió.

El 19 de marzo Grabois reclamó por presos en penales como Olmos. Dijo que no había ni jabón y que deberían tener prisión domiciliaria. El 27 de marzo, luego de una decisión de la Corte, comenzaron las liberaciones, particularmente en el penal de Olmos.

La semana pasada, una quincena de funcionarios de Desarrollo Social vinculados al aparato pejotista y a los intendentes bonaerenses volaron por los aires luego de que La Nación publicara que habían comprado alimentos para bolsones con sobreprecios. Una hora antes de la publicación periodísticas, Grabois había tuitiado sobre las compras del Ministerio cuyas secretarías están loteadas entre los intendentes bonaerneses, los piqueteros y los kirchneristas.

Finalmente, ayer, bastó un tuit de Grabois diciendo que esperaba que Axel Kicillof no estuviera atrás de lo que llamó la “represión” a empleados de un frigorífico en Quilmes para que apareciera allí el secretario de Seguridad de Kicillof, Sergio Berni, para cuestionar al jefe policial que actuó con orden judicial y suspender una quincena de agentes.

No se sabe si será por temor a su ejército piquetero o a su estrecha relación con Bergoglio. Pero lo cierto es que, por ahora, donde Grabois pone su Twitter, pegan las balas.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Córdoba rebelde, el regreso

Audio

Despegan los aviones… rumbo a los ‘80

Argenzuela: por qué Susana no debería tener tanto miedo

Lo Último

Córdoba rebelde, el regreso

Audio

Alberto, de acusador filoso a defensor apurado de CFK

Amenazan con estatizar, pero están privatizando