Menú
×
Cadena 3

Consecuencias

Las otras pestes que amenazan después de la cuarentena

Los precios, las quiebras y el desempleo: temor a que también se viralicen cuando la economía, dañada, se ponga en marcha.

15/05/2020 | 14:24

El levantamiento progresivo de la cuarentena implica el riesgo de que el coronavirus encuentre mayor facilidad para propagarse. Pero esa no es la única peste que está contenida por el congelamiento social y económico.

La inflación es la otra pandemia que podría viralizarse. Lo dejó expuesto la medición de abril, cuando el Indec registró un 1,5% de aumento en los precios. El dato no coincide con lo que se percibe en las góndolas y tampoco con los más de 500 mil millones de pesos emitidos por el Banco Central. Si algunos precios están quietos es por el congelamiento de tarifas y controles de precios cada vez más insostenibles y, sobre todo, porque hoy la economía sencillamente no está funcionando. No hay mercado, ni ofertas ni demandas que estén operando libremente para determinar los precios. Cuando las restricciones se aflojen, los precios lo van notar.

Otra pandemia sobre la que se está alertando es la de quiebras y concursos de empresas y personas. La cadena de pagos gravemente herida tampoco está mandando acreedores a hospital porque el Banco Central les ordenó a los bancos ser más flexibles que nunca con los cheques rebotados o sin fondos, porque ha permitido que no se paguen ciertos créditos y otras medidas. Pero, además, estos procesos están frenados porque la Justicia comercial entre la feria judicial y el Teletrabajo parcial, trabaja al 30% de su capacidad desde hace casi dos meses. Cuando eso se normalice van quedar más acreedores que enfermos sin oxígeno.

El otro virus, el que transmite la peor enfermedad, la del desempleo, también está al acecho. Por eso la CGT ya le está reclamando al gobierno que prorrogue la prohibición por decreto de despedir y suspender empleados invocando las razones de fuerza mayor que prevé la ley de trabajo, que vence a fin de mes. También pide que se extienda la doble indemnización por despido que rige desde diciembre y vence a mediados de junio. Hasta ahora miles de empresas que no facturan han podido contener estas fuerzas, porque se comieron ahorros y accedieron al subsidio parcial de sueldos del Estado. Pero el Estado no puede seguir pagando eso por siempre con la amenaza de una inflación incandescente. Y cuando la economía se reabra no se sabe si todo volverá a ser exactamente como antes de inmediato como para permitir que todo el mundo vuelva a su empleo.

El Covid-19 no es el único virus que circula. Hay varios más. No igual de letales, seguramente, pero de todos modos muy dañinos.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Córdoba rebelde, el regreso

Audio

Despegan los aviones… rumbo a los ‘80

Argenzuela: por qué Susana no debería tener tanto miedo

Lo Último

Córdoba rebelde, el regreso

Audio

Alberto, de acusador filoso a defensor apurado de CFK

Amenazan con estatizar, pero están privatizando