Menú
×
Cadena 3

Contraste con otros países

Esta es mi ley electoral, si no les gusta tengo otra

En Argentina las leyes pueden durar apenas un respiro. La última gran modificación electoral fue en 2009. Pero las Paso ya no les convienen a algunos. 

08/12/2020 | 13:34

¿Sabés cuánto hace que en Estados Unidos se vota para elegir al presidente el mismo día de noviembre, con el mismo sistema de colegio electoral? Hace 175 años. El tema quedó unificado cuando apareció el telégrafo (y se temió que la difusión rápida influyera a los votantes de distintos estados). Y la elección del día tuvo que ver con facilitar la votación a los electores, no a los candidatos. Se eligió noviembre porque para entonces la época de cosecha ya había terminado, por que el domingo la mayoría iba a misa y porque el lunes era el día en que los votantes podían trasladarse de su granja o de su pueblo a la capital del condado para votar. Eso se fijó en 1845. Y nunca más se cambió.

En Argentina las leyes electorales duran apenas un respiro. La última gran modificación fue en 2009, cuando se instituyeron las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, conocida como Paso. Y las Paso no se establecieron pensando en los votantes sino que las impuso Néstor Kirchner para beneficiar al kirchnerismo. En las elecciones legislativas de ese año Kirchner encabezaba la lista de diputados bonaerenses y su orgullo fue herido cuando le ganó un improvisado: Francisco de Narváez. Kirchner encontró rápido al culpable: Martín Sabbatella, por entonces un independiente que ya simpatizaba con los K pero que fue con una lista propia, restándole pocos pero cruciales votos a Néstor. Las Paso se diseñaron entonces para que eso no sucediera más. Para desalentar a los Sabbatella del futuro a cortarse solos.

Las primeras Paso se celebraron en 2011, hace apenas 9 años. Y ya las quieren cambiar de nuevo. En realidad, las quieren suspender por este año. La excusa es evitar la aglomeración de votantes en medio de la pandemia. Pero la verdad es que hay otras motivaciones. Una es que para algunos gobernadores -peronistas y no peronistas- las Paso pueden obligarlos a ceder a sus aliados más lugares en las listas de los que deberían cederles si a las listas las negocian. De hecho, son gobernadores encabezados por el chaqueño Jorge Capitanich los que impulsan la suspensión de las Paso.

El gobierno de Alberto Fernández cree que puede favorecerlo porque, si las Paso no se suspenden, los argentinos iremos a votar en agosto, cuando, calculan, los efectos del ajuste, la recesión y la inflación se van a sentir más que en octubre, que es cuando iríamos a votar por primera vez en el año si las Paso se suspenden.

Pero, según los trascendidos, el camporismo de la provincia de Buenos Aires no estaría convencido de suspender las Paso, porque eso podría favorecer a algunos de los intendentes de siempre que ellos vienen tratando de sustituir con intendentes puestos por Máximo Kirchner. Por eso Capitanich dijo esta mañana que ya hay un proyecto de ley en Diputados para darle tratamiento exprés, antes de que termine el año legislativo. Pero la cristinista Cecilia Moreau se apuró a desmentirlo.

En la oposición de Cambiemos la cosa tampoco tiene consenso. Las Paso, aparentemente, dividen aguas entre los dos polos políticos. Como el aborto.

Claro que el aborto divide a los políticos, se supone, por principios profundos. En cambio las Paso no los divide por nada de fondo sino por mero oportunismo.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Bonafini a Alberto: el almanaque es nuevo, la agenda no

Audio

¿Quién necesita un psiquiatra?

Audio

El intervencionismo a la bartola

Lo Último

Audio

Bonafini a Alberto: el almanaque es nuevo, la agenda no

Audio

¿Quién necesita un psiquiatra?

Audio

Maíz: el manual de los nabos