Menú
×
Cadena 3

Estilo presidencial

El que no salta es corona

A nosotros, una minoría, hay discursos que nos suenan demasiado épicos, homogeneizados y paternalistas. Y se nos paran un poco los pelos. 

20/03/2020 | 15:08

No lo vayan a tomar como una crítica al presidente Alberto Fernández, por favor. Entendemos que en momentos como estos hay que estrechar filas y recuperar un sentido de comunidad que no siempre tenemos.

Pero a algunos de nosotros -no sé cuántos seremos- el tono épico que va adquiriendo el discurso político a raíz de la pandemia nos causa cierto escozor. Eso de que “estamos todos en una guerra”, por ejemplo. Al coronavirus hay que "darle pelea". Hay que "luchar" contra la pandemia. Es una exageración de metáforas bélicas.

Peor: nos da como un escalofrío el paternalismo con que nos ha empezado a hablar Alberto F.

Por ejemplo, ayer, cuando dijo: “El primer deber de un gobernante es cuidar la salud de su gente, es cuidar la integridad física de su gente, y lo único que estoy haciendo es cuidar la integridad física de aquellos a los que gobernamos”. 

A la gente como yo eso nos parece no incorrecto, pero nos suena excesivo. En general creemos que al cuidado lo tenemos que tener nosotros mismos con cada uno. Y sabemos que nos cuidamos entre todos, todos los días, incluso cuando no hay pandemia. Gracias  a muchísima gente: desde los quinteros que cosechan tomates hasta los médicos que nos sanan.

Igual nos pasa con las apelaciones constantes a la unidad. A algunos de nosotros eso nos sofoca un poco. Primero, porque no creemos que sean posibles las homogeneidades totales. Y segundo, porque siempre sospechamos de los que hablan demasiado de unidad. 

Por ejemplo, nos parece muy bien que se busque superar la grieta y que Fernández se saque fotos con los opositores. De verdad. Pero no nos parece bien que esos mismos funcionarios, después de sacarse esas fotos, digan que Cambiemos dejó sin construir hospitales que Cristina ya había inaugurado. O que funcionarios de alto rango digan que están “recuperando” equipamiento médico “abandonado” por el gobierno anterior cuando en la propia foto que se saca se ve que los equipos están perfectamente embalados, guardados en estantes en depósitos limpios en los que siempre se guarda cualquier stock. 

El gobierno de Cambiemos fue lo suficientemente malo. No hace falta exagerar sus errores mientras hablamos de “unidad” para convocar a la “pelea de todos contra el virus”.

Insisto: no es una crítica al Presidente. Sólo decimos que a nosotros, una minoría, hay discursos que nos suenan demasiado épicos, homogeneizados y paternalistas. Y nos paran un poco los pelos. 

Qué querés hacerle, somos así. Hemos leído demasiado a Mario Vargas Llosa y Borges. Tenemos capacidades políticas especiales y necesitamos un discurso más inclusivo. 

Hemos tenido experiencias tan desagradables que -porque somos unos desubicados, unos exagerados y no lo podemos evitar- escuchamos estas cosas y nos da la impresión de que, a este ritmo, el 31 de marzo vamos a tener que estar en la plaza cantando “el que no salta es corona, el que nos salta es corona”. Eso sí, guardando un metro y medio de distancia con los demás manifestantes.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Córdoba rebelde, el regreso

Audio

Despegan los aviones… rumbo a los ‘80

Argenzuela: por qué Susana no debería tener tanto miedo

Lo Último

Córdoba rebelde, el regreso

Audio

Alberto, de acusador filoso a defensor apurado de CFK

Amenazan con estatizar, pero están privatizando