Menú
×
Cadena 3

Chavismo vocacional

El eterno hobby argento: espantar empresas

Una diputada quiere apropiarse de empresas por el auxilio de la Anses. Y castigar a otras por "delitos" como repartir ganancias. Ignora las normas.

18/05/2020 | 14:27

El kirchnerismo no descansa. Sigue esmerándose por espantar inversiones y engordar la inseguridad jurídica. Ahora, es una diputada ultraK por Buenos Aires, Fernanda Vallejos, que acaba de exhibir una vocación chavista que debe ponerles los pelos de punta a los empresarios.

Vallejos propuso directamente que el Estado se quede con parte de la propiedad de las empresas a las cuales la Anses les subsidia parte de los sueldos de sus empleados.

Por empezar, el subsidio a los sueldos no es total, es apenas una parte. Tampoco es para el empresario, sino para sus empleados. Y no es porque las empresas decidieron no trabajar: es porque el mismo Estado les prohibió hacerlo. Y además les prohibió despedir a empleados ¿Qué pretende Vallejos? ¿Que las empresas impriman su propio dinero, como el Gobierno cuando se apropia del Banco Central?

Por otro lado la diputada exige que se les niegue el subsidio de sueldos a las empresas que hayan repartido ganancias, operado con dólares a través del contado con liquidación o que tengan deudas con la Afip. Y acá el planteo se pone insólito. Para atrás, porque ninguna de esas acciones son ilegales. ¿Qué culpa tiene hoy una empresa si en los últimos años ganó dinero y lo repartió entre sus accionistas? Es es su objetivo declarado.

Pero también es insólito para adelante: el decreto por el cual la Anses subsidia los sueldos privadas ya dice que las empresas grandes que usen esa herramienta no podrán liquidar ganancias o comprar dólares operando con títulos. Y ahora va a salir un nuevo decreto que les prohibirá hacerlo por dos años y extendería la restricción a todas las empresas.

Vallejos no es cualquier diputada. Es muy cercana a Cristina Fernández y fue funcionaria de Economía cuando Kicillof era el ministro. Y la verdad es que no se sabe qué es más grande: si su desprecio por las empresas privadas o su desconocimiento de las normas vigentes.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Cómo ser igual de pobres, pero con más empleados

Audio

A la denuncia de Áñez le faltó carne

Audio

Nos tenemos menos confianza que al África

Lo Último

Audio

La verdadera sarasa

Audio

La botonera no funciona y lo peor es que se nota

Audio

El gradualismo de Alberto también terminó