Menú
×
Cadena 3

Política esquina Economía

El arte de la confusión

El gobierno de Alberto Fernández está llevando el desconcierto a niveles de excelencia. Al punto de que, a veces, el confundido parece ser él.

03/09/2020 | 08:19

¿Hubo sesión de Diputados o no anteanoche? Los incendios de viviendas para correr a sus propietarios ¿son delitos o un modo de gestión de planes sociales? ¿La alianza gobernante considera que a las tomas de tierra hay que incentivarlas o aplastarlas? ¿La competencia entre empresas celulares se puede incentivar exigiéndoles a todas que cobren lo mismo y presten el mismo servicio?

Son apenas algunas de las incógnitas, desconciertos y paradojas que nos dejan pensando en estos días. Estamos llevando el arte de la confusión a niveles de excelencia. Y no es para menos: el propio presidente se ha puesto esa meta al hombro.

¿Cuándo funciona Diputados?: confuso

Ayer al mediodía Alberto Fernández nos sorprendió diciendo que la noche anterior Diputados no había aprobado ninguna ley, en referencia a la emergencia del turismo.

Pareció que le daba la razón a la diputada del PRO cordobés Soher El Sukaria, que atrapó a Sergio Massa con una pregunta sencilla: ¿Había quórum? ¿Cómo podía haberlo si muchos legisladores estaban participando en forma remota en una sesión que el propio Massa había convocado precisamente para decidir si se prorrogaba la modalidad remota, que el propio Massa reconocía como vencida en sus plazos?

Como no hubo respuesta razonable, para la oposición no hubo sesión ni, por tanto, proyectos aprobados. O sea, la misma conclusión a la que llegó Fernández.

Pero no: luego Fernández se reunió por la tardecita con Massa y con el jefe de los diputados K, Máximo Kirchner. Se ve que entre los tres decidieron que sí hubo sesión porque a la noche, entrevistado en A dos voces, el presidente dijo que sí se había sancionado la ley para el turismo.

Un verdadero orfebre de la confusión este Alberto: ahora no sabemos si la habilitación de una sesión de Diputados y el mecanismo de sanción de las leyes dependen de lo que está escrito en la Constitución o de lo que les pinta a tres jefazos de un mismo partido político.

¿Hay propiedad privada?: confuso

La confusión sobre la propiedad privada es gruesa. Empezó con el intento de expropiar Vicentin y siguió con la ministra de Seguridad de la Nación, Sabrina Frederic, para la que las tomas de tierra, los incendios de viviendas y los amedrentamientos a personas honestas en tierras federales de Río Negro son un tema de desarrollo social. Si un día de estos un okupa se instala en la vivienda de Frederic, ¿la ministra irá a pedirle a su colega Daniel Arroyo que le solucione el problema?

Su colega de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, al revés de Frederic, dice que “el derecho a la propiedad privada es innegociable”.

Entendemos que el peronismo siempre tiene que mostrar una cara de izquierda y otra de derecha para cada elección, pero estaría bueno que el Frente de Todos, que ocupa casi todos los poderes de Nación, provincias y municipios, tenga a bien decirnos cuál vendría a ser la ley vigente en el país, ya que la escrita no parece valer demasiado.

¿El peronismo está atrás o adelante?: confuso

Es más: Berni le dijo ayer en la cara a Fernando Navarro, piquetero líder del Movimiento Evita y hoy secretario de Relaciones Parlamentarias de Alberto Fernández, que su organización promueve las tomas de terrenos en el conurbano bonaerense. Y luego lo trató de charlatán de feria. También: sugerimos ponerse de acuerdo, a menos que el masterplan de la Gran Confusión Nacional consista en hacer que algunos tomen tierras para congraciarse con los que luego las ocupan o las ponen en venta en Internet para luego desplazarlos a palos para congraciarse con quienes creemos que a la propiedad hay que respetarla.

¿Hay competencia con precios fijos?: confuso

Como si no hubiera suficiente confusión, por la noche, en A dos voces, Fernández siguió metiendo niebla en todos los temas que pudo. Su dominio de la confusión es tan virtuoso que incluso dejó en varios pasajes la impresión de que uno de los principales confundidos es él (como cuando sale a coleccionar refutaciones de distintos gobiernos del mundo sobre temas diversos).

Nos vamos a detener sólo en su justificación del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) por el que declaró como servicios esenciales de interés público a la TV por cable, a Internet y a los celulares.

El presidente dijo que Internet o la TV por cable, al igual que los celu, deben ser de orden público porque millones de clientes los usan. Pero si esa es la razón entonces deberíamos declarar de orden público a decenas de miles de panaderías.

Pero por si esta cuestión numérica no basta, Fernández también apeló al paso del tiempo como justificativo.

Dijo que hace 20 años la telefonía fija era de interés público porque todo el mundo tenía una línea fija, mientras los celu eran un artículo de lujo. Y que como ahora todos tienen celu y nadie tiene línea fija, entonces los celu deben ser de interés público. No se entiende: si lo que estaba declarado de interés público desapareció y lo que era estrictamente privado floreció, ¿qué necesidad hay de que el Estado se meta?

Evidentemente, Fernández no había estudiado el power point “Cómo justificar el DNU de las telecomunicaciones” que alguien le debe haber preparado. Pero igual quiso aportar aún más a la confusión y sostuvo que el objetivo del DNU es “que haya más competencia”.

Lo cual es rarísimo: ¿cómo va a haber más competencia si el eje del DNU es hacer que todas las empresas ofrezcan el mismo tipo de servicio regulado y obligarlas a cobrar la misma tarifa fijada por el Estado en lugar de un precio determinado por las ofertas y las demandas?

Confusión, pura confusión.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Cómo ser igual de pobres, pero con más empleados

Audio

A la denuncia de Áñez le faltó carne

Audio

Nos tenemos menos confianza que al África

Lo Último

Audio

La verdadera sarasa

Audio

La botonera no funciona y lo peor es que se nota

Audio

El gradualismo de Alberto también terminó