Menú
×
Cadena 3

Castas argentinas

Cada uno con su cacerolazo: hoy, el del fiscal Senestrari

El magistrado adhiere en las redes a cacerolazos contra "empresarios" con cuentas off shore. Y nos deja 4 piedras en el zapato.

01/04/2020 | 16:44

Luego de los cacerolazos para reclamar que bajen los costos de la política, empezaron a surgir convocatorias con otros objetivos. Es que hay gente que piensa distinto pero no se quiere perder la temporada.

Una de esas personas es el fiscal federal de Córdoba Enrique Senestrari, de reconocida militancia en la agrupación Justicia Legítima.

Senestrari puso en su muro de Facebook una convocatoria a cacerolear todos los días a las 21.29 “hasta que todos los empresarios que tienen cuenta off shore traigan la plata al país”. “Sumate”, arenga Senestrari, adhiriendo al flyer de la convocatoria.

La verdad es que la actitud de Senestrari nos plantea cuatro cuestiones incómodas:

Primero, el fiscal debe saber, por su función, que tener una cuenta bancaria fuera del país no es delito, a menos que eso se haga para evadir impuestos o para blanquear dinero de actividades ilegales. ¿Está bien que un fiscal, a quien le hemos encargado la tarea sagrada de perseguir delitos concretos se "prenda" -y con su cargo de algún modo avale- en estas acusaciones abstractas contra grupos difusos de personas en principio inocentes?

Segundo, Senestrari también debería saber que no sólo empresarios pueden incurrir en eso. Puede haber políticos, sindicalistas, incluso funcionarios judiciales que pueden hacer lo mismo. Mencionar sólo a empresarios, como hace Senestrari, es una oronda exhibición de prejuicios, algo peligroso en un fiscal, porque da la impresión de que, si tiene la mala suerte de llegar ante su estrado por alguna razón, un empresario la va a pasar mucho peor que cualquier otro, por el sólo hecho de ser empresario.

Tercero: si al fiscal le consta que hay personas específicas delinquiendo con cuentas off shore, lo que tiene que hacer no es tanto convocar a cacerolazos, sino perseguirlas y tratar de que un juez las condene. Se supone que se dedica a eso. ¿Si no lo hace él quién lo va hacer? Para eso lo han contratado en la Justicia.

Por último, es muy piola cuestionar el uso de cuentas off shore para eludir el pago de impuestos cuando uno puede eludirlos sin necesidad de ninguna operatoria financiera. Porque eso es lo que sucede con Senestrari y con todos los magistrados y empleados de toda la Justicia, que no necesitan cuentas off shore por la sencilla razón de que viven en un paraíso fiscal interno. Viven en una Isla Caimán propia porque ellos mismos decidieron que, a diferencia de todos los demás argentinos, no tienen que pagar el Impuesto a las Ganancias, desobedeciendo sucesivas leyes del Congreso y truchando a sabiendas doctrinas y principios jurídicos.

Senestrari puede decir que no está de acuerdo con ese regalo que los magistrados se han concedido a sí mismos. Pero nunca lo hemos visto hacer campaña de verdad, presionar en serio, presentar listas electorales en las asociaciones de magistrados y usar plataformas como Justicia Legítima para convencer a todos sus colegas de que deben pagar ya Ganancias, sin más atajos ni versos. Mientras eso no cambie, él y todos sus socios seguirán siendo una casta privilegiada que vive en un paraíso fiscal y se asusta de los degollados off shore.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Espionaje: Macri y Di Lello vuelven a verse las caras

Audio

“Cepo full”: atrapados entre la inflación y la recesión

Córdoba rebelde, el regreso

Lo Último

Audio

Espionaje: Macri y Di Lello vuelven a verse las caras

Córdoba rebelde, el regreso

Audio

Alberto, de acusador filoso a defensor apurado de CFK