Menú
×
Cadena 3

Productividad o pobreza

Amazon y la Argentina: marque las diferencias

Argentina genera 65 veces más desconfianza que la empresa. En una cultura, los famosos son quienes revolucionan la economía. En la otra, los que la anclan. Bezos, Moyano, Galperin.

03/06/2020 | 14:52

Amazon, la mayor tienda por Internet del mundo, sale a pedir plata, nada menos que 10 mil millones de dólares, y consigue que le presten a tasas tan bajas como el 0,4% anual. Hoy Amazon está favorecida por la pandemia que alienta el comercio electrónico, pero igual venía logrando tasas de este tipo.

Argentina, al contrario, está a duras penas tratando de eludir el descenso del default. No tiene quien le preste. Si fuera por el riesgo país, sólo conseguiría créditos si pagara más del 26% en dólares. 65 veces más que Amazon.

Y eso que Amazon es apenas una empresa, no un país. No puede forzar a nadie a pagarle un impuesto, tiene siempre que dar algo a cambio para que un cliente, en forma voluntaria, le pague por usar su plataforma.

Tampoco tiene la estabilidad de un Estado. Los acreedores de la Argentina, se supone, dan por hecho que Argentina seguirá existiendo en 30 años. En cambio, Amazon… un golpe tecnológico, un cambio legal, un competidor chino, la pueden bajar del ring en meses. Pero los inversores desconfían 65 veces más en nosotros que en la empresa. Hemos trabajado duro para tener semejante fama de defraudadores seriales.

Hay muchas más diferencias. En Estados Unidos, donde nacen muchas empresas como Amazon, su creador, Jeff Bezos es un héroe, un modelo a emular, un benefactor de la sociedad capaz de crear empleos y riqueza. Es un país donde los famosos son Elon Musk, que el fin de semana colocó la primera nave privada de la historia en espacio. Los famosos son Bill Gates y Steve Jobs, que cambiaron el mundo con un nuevo lenguaje. Son los que aumentan la productividad de la economía, que entonces es capaz de pagar sin problemas la tasa de interés de cualquier inversión.

Acá en Argentina los famosos no son los que revolucionan la economía, sino los retrógrados que frenan su evolución. Los sindicalistas, por ejemplo. Desde Lorenzo Miguel en la antigüedad hasta Armando Cavalieri aún hoy. Incluso en plena pandemia, en Córdoba es infinitamente más famoso Rubén Daniele que cualquiera de los dos dueños de la única fábrica de respiradores de la Argentina.

Sin ir más lejos, el más famoso de todos los sindicalistas es el camionero Hugo Moyano. Curiosamente Moyano, el bancario Sergio Palazzo y el piquetero papal Juan Grabois, todos famosos en la Argentina, se encargaron el año pasado, con presiones sindicales, con exigencias laborales de hace 40 años, con amenazas veladas, de bajar de un ondazo a lo más parecido a Amazon y Bezos que dio este país: Marcos Galperín, fundador de Mercado Libre.

Por h o por b, cada uno que la cuente como quiera, Galperin dejó de ser el presidente de Mercado Libre y se fue. A Uruguay. Mientras tanto, a Moyano, que también está en el negocio de Galperin al controlar la logística del país, le perdonan multas por sus exhorbitancias gremiales.

Seguro que hay muchas más. Encuentre usted el resto de las diferencias entre Amazon y la Argentina.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Todo normal

Audio

¿Parrilli habrá tenido sus majules que acusa tan seguro?

Audio

La sociedad de la sospecha total

Lo Último

Audio

Tanto hablar del Mendoexit, nos perdimos el Sanluisexit

Audio

¿Parrilli habrá tenido sus majules que acusa tan seguro?

Audio

La sociedad de la sospecha total