Menú
×
Cadena 3

Nuevo gobierno

10 razones por las que será difícil que Alberto sea Néstor

Sin una sorpresa como fue la soja, sin default abierto, con una vice todopoderosa y una oposición que no se va humillada, ¿será posible hacer kirchnerismo 16 años después?

05/12/2019 | 16:05

Hay un gigantesco déjà vu dando vueltas en la Argentina. Se lo sintió en la jura de los diputados este miércoles. Es esta sensación de que el miércoles que viene, cuando Alberto Fernández asuma la Presidencia, vuelve el pasado, vuelve el kirchnerismo para reconstruir una hecatombe. Ahora ,¿tiene asidero extrapolar algo que pasó hace 16 años? Yo encuentro diferencias notables. Muchas son políticas:

1- Kirchner asumió con un peronismo fragmentado. Con 22% de los votos, era débil. Tuvo que gastar tiempo y presupuesto para construir poder. Fernández sacó 48% de los votos.

2- Kirchner tuvo de vice a Daniel Scioli, por entonces sin votos, apenas alguien de la farándula. Fernández tiene nada menos que a Cristina, dueña de la mayoría de los votos y de medio gabinete, jefa de mayorías propias en el Senado y Diputados y con su delfín en la gobernación de Buenos Aires.

3- Kirchner no tenía por delante, como Fernández, la necesidad de que se diluyan 13 juicios por corrupción contra el líder de su partido.

4- La oposición no está, por ahora, desperdigada ni humillada. Macri no fue De la Rúa. Cambiemos tiene 45% de los diputados y 39% de los senadores.

5- La crisis había reducido las participación de las provincias en los impuestos. Pero con Macri la recuperaron. Kirchner y CFK tuvieron billetera y poder con los gobernadores. Fernández no los tendrá.

Y también hay enormes diferencias económicas:

1- Cuando asumió Kirchner el default ya era abierto y pleno. No había que pagar el costo político de evitar el default ni el costo de declararlo. Fernández va a tener que pagar uno de los dos.

2- En 2003 Kirchner heredó superávit fiscal. Hoy hay un déficit menor al que dejó CFK. Pero hay gastos fijos que creó Cristina y que Kirchner no había tenido que afrontar, empezando por 3 millones de jubilaciones sin aporte.

3- Cuando Kirchner asumió, los servicios públicos y la energía estaban intactos por las inversiones en los 90. Había margen para desfinanciarlos congelando tarifas. Hoy ese margen no está.

4- En 2003 el boom de la soja y el maíz estaban todavía por delante, tanto en precios como en toneladas cosechadas. Recién empezaba. Fue una sorpresa multimillonaria para el fisco de Kirchner. Esa sorpresa no está hoy.

5- Estas son sólo algunas diferencias básicas. Hay muchas más. Hace 16 años no existía La Cámpora, el kirchnerismo no había ido a la guerra contra el campo, los medios y la Justicia. China estaba pum para arriba no aplacada como hoy. Trump todavía hacia televisión y a Brasil, nuestro mayor socio, ni se le ocurría abandonar el proteccionismo.

No hay forma de que el 2019 sea el 2003. Esa sensación de déjà vu es falsa, un fantasma. Hay que tener ojo, porque es casi seguro que muchas cosas que funcionaron entonces no van a funcionar o no se van a poder hacer ahora.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

El ajuste del Presidente, ¿será del bueno o será del malo?

Audio

Ya salió el primer plan K: "Albertencias" para Todos

Audio

La Afip es la Esma, dice CFK, que sabe de qué habla

Lo Último

Audio

El pacto social que murió sin nacer

Audio

Pescado para todos, o todo lo que está mal

El viejo truco de la pasividad anticipada