Menú
×
Cadena 3

Orden federal liquidado

Un mes de la Anses para Kicillof

Desde enero la Nación le regaló al gobernador un mes de recaudación previsional. Otro tanto se repartió entre los demás. Y mejor no contar las otras partidas.

20/07/2020 | 19:07

Gracias al diputado Gustavo Menna, que pidió los informes, y a la Oficina del Presupuesto del Congreso, nos enteramos de algo que ya sabíamos pero para lo que había números: que el gobierno nacional privilegia al conurbano bonaerense en el reparto de los fondos públicos.

Hoy se publica en La Nación que, de todos los fondos que el gobierno de Alberto Fernández repartió en forma discrecional entre todas las provincias, el 52% fue a parar a la billetera de Axel Kicillof. Más de la mitad de los fondos fueron a Buenos Aires, aunque en esa provincia vive el 38% de la población. Para contrastar: en Córdoba vive el 8 % de la población, pero sólo recibió el 5% de los fondos.

No estamos hablando de un reparto muy desigual de chirolas. En el primer semestre la Nación repartió 177 mil millones de pesos de esta manera. Equivale a un mes entero de la recaudación de impuestos. O a dos recaudaciones mensuales de la Anses. O sea que a Kicillof Fernández le regaló un mes de depósitos de la Anses. En sólo un semestre.

La provincia de Kicillof siempre justifica estos privilegios en el hecho de que está muy perjudicada por la ley de coparticipación, que privilegia en forma exhorbitante a las supuestas provincias “pobres”. Eso es cierto.

Pero hay al menos otras dos canillas gigantes adicionales -a la coparticipación y a la del reparto discrecional- por donde fondos nacionales multimillonarios se vuelcan sobre todo en el conurbano, generando una enorme inequidad al sistema federal.

Una de esas canillas son los subsidios a los servicios públicos. La Nación subsidia grotescamente el agua, los colectivos, los trenes, la electricidad y la política ambiental del conurbano bonaerense. ¿Cifras? No hay. No son confiables. Se ocultan desde hace décadas, porque son vergonzosas. Es por eso, por ejemplo, que los colectivos urbanos no han parado en Gran Buenos Aires, mientras el resto del país está sin colectivos desde ya no sabemos cuándo.

La otra canilla es lo que el propio gobierno nacional gasta de su presupuesto directamente en el Gran Buenos Aires. Esto incluye desde los hospitales que maneja la Nación, que están todos en el Amba, hasta la seguridad pública que prestan sólo allí la Policía Federal, la Gendarmería y la Prefectura, aunque todas son fuerzas bancadas con plata nacional. La lista de estos gastos es infinita.

Tan infinita como el agravio que constituye para el interior del país la forma desembozada en que se financia con plata de todos el 0,5% del territorio del país, donde está el electorado -hoy mayormente kirchnerista- que elige al gobernador de Buenos Aires y al presidente de la Nación.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

La cuarentena fracasó, y Kafka no se enteró

Audio

La cartita de CFK también impacta en la oposición

Audio

Todos los caminos conducen a la devaluación

Lo Último

Audio

Ya es desopilante: mil formas de arruinar a la agroindustria

Audio

Al fin una buena jubilados: palabras para todos y todas

Audio

Mate, reposera y Covid: el hit de un verano anarco