Menú
×
Cadena 3

Sin moneda

Tras la “soberanía alimentaria”, la “soberanía monetaria"

Martín Guzmán celebra que el gobierno consigue más préstamos en pesos. Si tuviera que pedir para todo lo que gasta -y financia con emisión inflacionaria- la tasa sería récord.

22/06/2020 | 14:31

El ministro Martín Guzmán no pudo escaparse a la moda. Y acaba de enarbolar el concepto de “soberanía monetaria”.

No sin razón, dice que la soberanía monetaria es una piedra angular de la estabilidad y el desarrollo. Imposible no esar de acuerdo.

Y dice que ya estamos en camino a conseguirla porque desde que él es ministro el Estado ha logrado mejorar su financiamiento en pesos. Al Estado le están prestando más pesos a tasas más bajas y a plazos más largos que en diciembre. Además, el Estado se financia ahora un poco más en pesos que en dólares. Los datos de Guzmán son irrefutables.

Pero, claro, hay dos claves a tener en cuenta.

Una, la menos importante, es que desde hace meses ya nadie, ni el FMI, le presta un solo dólar a la Argentina. Es casi obvio que aumentará la participación de los pesos en la deuda.

Pero lo más importante es que el gobierno que terminó en diciembre no emitía pesos. En cambio, durante la gestión de Guzmán, el Banco Central ha emitido pesos a un ritmo que no se recuerda desde las hiperinflaciones.

Sólo al Gobierno, el Banco Central le transfirió este año 900 mil millones de pesos, el equivalente a tres meses de gasto público y a media base monetaria. Si Guzmán hubiera tenido que ir a buscar ese dinero al mercado ya quisiéramos ver si las tasas hubieran bajado y los plazos se hubieran alargado.

Además, con la cantidad de pesos lanzados a la calle y la tremenda la recesión, lo único que faltaba es que la tasa de interés fuera más alta de lo que es.

Guzmán ya tiene su utopía hacia la soberanía monetaria, ya está a tono con los que reclaman “soberanía alimentaria”.

Ahora le falta una moneda testigo. Un peso que valga algo. Que sirva para dar el valor a las cosas y para guardarlo aunque sea unos días antes de quemarlo en cualquier cosa.

Si no, el único soberano seguirá siendo el gobierno, que puede imprimir. Lo que es el pueblo, más que soberano, seguirá siendo el esclavo al que una poderosa casta feudal le roba los billetes del bolsillo.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Todo normal

Audio

¿Parrilli habrá tenido sus majules que acusa tan seguro?

Audio

La sociedad de la sospecha total

Lo Último

Audio

Todo normal

Audio

$ 75 mil millones menos para el interior

Audio

De la luz roja a la luz amarilla