Menú
×
Cadena 3

Crisis

Seguimos en una caja de fósforos, pero más chica

Menos margen de maniobra. Ahora los contagios presionan en el Gran Buenos Aires. La economía está mucho peor que en marzo. El Estado ya abusó de la emisión sin respaldo.

24/06/2020 | 19:32

El inicio de la pandemia nos encontró con mínimo margen de maniobra económico y social. Hubo que moverse dentro de una caja de fósforos. Ahora, luego de tres meses de cuarentena seguimos dentro de una caja de fósforos, pero de las más chiquitas.

Hay tres razones. Una, ahora los casos de Covid-19 crecen y ya presionan en el Gran Buenos Aires. Otra, tras el confinamiento, la economía está mucho peor que en marzo. La tercera, el Estado ya abusó de la emisión sin respaldo: la inflación está más cerca.

Ahora, hay objetivos contradictorios. Hay que abrir la economía, pero reforzar la cuarentena. Auxiliar a las empresas y subsidiar a quienes no tienen ingresos, pero reduciendo la emisión. En cada medida el gobierno debe elegir entre el cable amarillo y el rojo.

Por ejemplo, volver a la fase 1 en Buenos Aires dolería hoy mucho más que en marzo. La UIA advirtió que muchas fábricas quebrarán si vuelven a ser declaradas no esenciales después de haber hecho el esfuerzo financiero de arrancar de nuevo.

Otro ejemplo. Se decidió mantener el subsidio a los salarios de junio para las empresas del Gran Buenos Aires. Pero a las del resto del país se los bajó a la mitad, justo cuando tienen que afrontar el aguinaldo y cuando intentan retomar una actividad con mayores costos y el consumo en el foso.

La demora en acordar con los bonistas agravó la situación de empresas con deudas afuera. Y acota los tiempos para negociar mientras se amplía el default.

La capacidad financiera para subsidiar a hogares sin ingreso, después de haber emitido ya 900 mil millones de pesos, también está acotada. Ahora los hogares son más y hay que asistirlos en un solo mes.

Y, encima, el clima político de moderación y colaboración con que entramos a la cuarentena quedó lacerado porque la alianza gobernante se puso a torpedear a la oposición y a jugar con “ideas locas” de alto poder de crispación.

Tal vez, pensaron que lo peor había pasado. Pero ahora estamos todos acá: apretados en la cajita de fósforos.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Todo normal

Audio

¿Parrilli habrá tenido sus majules que acusa tan seguro?

Audio

La sociedad de la sospecha total

Lo Último

Audio

Todo normal

Audio

$ 75 mil millones menos para el interior

Audio

De la luz roja a la luz amarilla