Menú
×
Cadena 3

La quinta pata del gato

La cuarentena se muere sin respirador

Escuelas, aviones y otros servicios cerrados cuando no había peste se van reabriendo ahora, con el virus a full. Los recursos públicos y privados ya se gastaron.

07/10/2020 | 10:35

El “modelo cuarentena” ya venía en decadencia hace rato. Pero en estos días por primera vez vemos que el propio gobierno lo está abandonando. El “modelo cuarentena” agoniza, se está muriendo sin respirador, medio abandonado en un pasillo oscuro de este hospital que es la Argentina.

Lejos están los tiempos en que Alberto Fernández estaba enamorado de la cuarentena y en que compadrear con los datos sanitarios argentinos le permitía una fugaz suba en la imagen y mojarle la oreja a Suecia. El “modelo cuarentena” era entonces mimado.

Duró bastante. Demasiado. Durante 6 meses Argentina estuvo en la punta del ránking que elabora la Universidad Johns Hopkins para medir las cuarentenas más estrictas del mundo. Pero ahora el esquema se va descosiendo por casancio, más que nada porque el poder político y los recursos económicos se gastaron en imponer la cuarentena en todo el país cuando en gran parte de la Argentina todavía era innecesaria.

Todos a la escuela

Ahora vemos que, de golpe, el mismo ministro de Educación que hace unas semanas consideraba imposible que apenas 6.000 estudiantes de la Ciudad de Buenos Aires pudieran ir al patio de sus escuelas a usar Internet, hoy dice que no hace esperar que haya una vacuna para volver a las aulas. Algo impensable hace unos meses, cuando aun en las provincias que no tenían casos las aulas estuvieron cerradas porque había contagios en La Matanza. ¿Fue un mero regalo para Ctera? Hoy no da para más. Los padres no pueden trabajar con los chicos en casa. La teleeducación fue mucho menos rosa de lo que la pintaron. Muchos chicos están sin contención. Y, el año está perdido. Las escuelas cerradas con 4.000 nuevos casos diarios se piensan reabrir cuando los casos diarios son 14.000.

Todos a volar

Miremos el transporte aéreo. Algo similar. Un poco para terminar de echar a los competidores de Aerolíneas y otro poco para prohibir el gasto de dólares en el extranjero el gobierno se apresuró primero a cancelar todos los vuelos. Decenas de miles de argentinos quedaron varados durante meses fuera del país, incluso cuando la medida ya no tenía sentido, porque el virus ya circulaba adentro y un contagiado que viniera de afuera significaba cada vez menos. 

Hoy ya perdió sentido por completo: Argentina ya es uno de los centros mundiales de la pandemia. Y el virus ya está en todo el país. Por mero agotamiento, más que por convicción, el gobierno ahora busca dar de baja todo ese absurdo que aisló al país del mundo y a las provincias entre sí. Desde hace meses es el único país sin avioncitos en los mapas que muestran los flujos aéreos en el mundo.

Empresas liquidadas

La paliza recesiva del confinamiento y la prohibición de trabajar también agotó los recursos privados. Decenas de miles de comercios y empresas fueron obligados a cerrar cuando el enfermo ni siquiera mostraba fiebre. Y ahora que la peste arrecia las prohibiciones agarran a las empresas ya muy débiles, cuando no quebradas. Los precios máximos tienen muerte súbita el 31 de octubre. No dan para más. Los precios cuidados salen con subas promedio de 5%. Tampoco dan para más.

Estado quebrado

Lo vemos también en el uso de los recursos públicos. En su origen, la cuarentena de dio un sentido a un gobierno que no tenía plan. Y le dio una excusa para revolear dineros que el país no tenía en subsidios. La mayor incidencia de esos subsidios se dió en distritos donde el coronavirus era algo que todavía existía sólo en la tele y donde los nuevos planes simplemente se sumaron a culturas acostumbradas a vivir de subsidios y empleo público. Ahora, seguir emitiendo para pagar esas cosas es inviable por el riesgo de inflación. Y hay que quitarlos justo cuando el virus está de este lado de las pantallas.

La cuarentena muere como nació. Más que por razones sanitarias, por razones políticas y económicas. Por ahora nadie le va a firmar el certificado de defunción. La han abandonado en una camilla anónima. Cualquier día de estos deja de respirar. Y ni nos vamos a enterar.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Noticias desde la tierra para Alberto Fernández

Audio

Guernica: el fin de la inocencia

Audio

Hola default: el destino de la Municipalidad de Córdoba

Lo Último

Audio

Hola default: el destino de la Municipalidad de Córdoba

Audio

Argentina en su laberinto: AUH, IFE, desempleo y déficit

Audio

Festival de bonos para no hacer lo que hay que hacer