Menú
×
Cadena 3

Córdoba al rojo vivo

Incendios: ¿por qué no usar 70 aviones más?

Cuando se apaguen las brasas y se calmen los ánimos, en Córdoba habrá mucho para debatir. Una cuestión es cuál es el mejor uso posible de la flota de aviones estatal y privada.

05/10/2020 | 13:45

Cuando la maldición bíblica de los incendios se aplaque sobre la castigada geografía de Córdoba habrá mucho para discutir y revisar desde el punto de vista de las políticas públicas.

Al calor de las cientos de miles de hectáreas devastadas surgen propuestas de todo tipo y alcance. Algunas motivadas por la razón y la experiencia. Otras por el dolor, la frustración, la pena. Muchas, por todas esas cosas.

Para unos, hay que modificar la ley de bosques o sus reglamentaciones; para otros no. Para unos hay que cambiar el plan provincial del fuego, para otros no.

Una de las cuestiones en discusión es la inversión y el uso de los aviones hidrantes. Hoy, la flota estatal de la provincia útil para los incendios está compuesta por 4 aviones diseñados para ese fin, con distinta capacidad de carga, siendo el máximo de 3.000 litros. Y tiene dos helicópteros, con una capacidad de carga muy inferior, pero con mayor habilidad para cargar en lugares donde no se puede aterrizar, como es el caso de una piscina.

La cuestión es que obviamente esa flota en situaciones extraordinarias como las de las dos olas de incendios del último mes es insuficiente. Pero, claro, la Provincia no puede comprar 50 aviones y tener 100 pilotos más por las dudas de que de vez en cuando sucedan incendios tan masivos. Es un gasto inabordable. Ya bastante cuesta sostener la flota y el plantel actual de pilotos.

Por eso, la Provincia contrata también aviones que pertenecen a la Nación, con modalidades que no son baratas pues un componente del contrato es la disponibilidad durante varios meses, haya o no incendios. En esta temporada se han usado 6 unidades de ese tipo.

Pero en la provincia hay otros 70 aviones privados que se usan para fumigar y que no se aprovechan. La Cámara de Aeroaplicadores, que agrupa a esas empresas, firmó un convenio con la Provincia en el que parecían que ganaban todos: cuando es la época de incendios, los fumigadores están inactivos porque aún no se sembró, de manera que para esas empresas era darle utilidad a una inversión parada, a 70 aviones que están en los hangares. Y para la Provincia era la posibilidad de usar aviones sólo cuando los necesita, sin pagar disponibilidad ni empleados.

Sin embargo, la Dirección de Aeronáutica de la Provincia luego recomendó no firmar ese convenio. Aducen que los fumigadores, por su diseño, tiran el agua en forma demasiado gradual y por eso tienen poco efecto. Los aeroaplicadores dicen que esos aviones, por otro lado, le saldrían mucho más baratos a la provincia que otras opciones.

Los productores agrícolas, por lo pronto, tienen su propia opinión: ante la falta de aviones de la Provincia, que no siempre llegan porque no dan abasto, se juntan y hacen vaquitas para alquilar fumigadores y hasta helicópteros privados para tratar de salvar animales, cultivos, bosques y pasturas naturales. Eso sucedió el jueves y el viernes en algunas zonas, por ejemplo. Los fumigadores no serán hidrantes, pero tal vez sean mejor que nada.

Tal vez la Provincia debería reconsiderar cuál puede ser la mejor forma de sacarle el máximo provecho a la flota privada y estatal de aviones a la hora de los incendios. En calma, cuando se apaguen las brasas, cuando haya llovido, cuando termine esta pesadilla, porque es muchísimo el dinero que hay en juego, como es valiosísimo el capital ambiental que hay que cuidar. 

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Noticias desde la tierra para Alberto Fernández

Audio

Guernica: el fin de la inocencia

Audio

Hola default: el destino de la Municipalidad de Córdoba

Lo Último

Audio

Hola default: el destino de la Municipalidad de Córdoba

Audio

Argentina en su laberinto: AUH, IFE, desempleo y déficit

Audio

Festival de bonos para no hacer lo que hay que hacer