Menú
×
Cadena 3

La quinta pata del gato

Ganancias: opositores en pantalones cortos

Demagogos somos todos: senadores de Juntos por el Cambio quieren eliminar el impuesto. ¿Por qué no lo hicieron cuando gobernaba Macri?

21/10/2020 | 10:51

Hay temas de sobra para buscarle la quinta pata al gato: la Corte Suprema que según versiones se prepara a avalar la destitución de jueces que comandó Cristina Fernández, el dólar al que sigue corriendo de atrás el ministro Guzmán, el Indec de la pandemia, incapaz de dar datos correctos sobre la Argentina. Sobran los temas.

Pero hoy quiero buscarle la quinta pata a la oposición, a Juntos por el Cambio. Resulta que hay 13 senadores de Juntos por el Cambio que están proponiendo en el Senado que se elimine el Impuesto a las Ganancias para quienes trabajan en relación de dependencia. El el senador que lo impulsa, el fueguino Pablo Blanco, argumenta que eliminar el impuesto implicaría que 2,2 millones de asalariados quedarían con más dinero en el bolsillo y entonces eso alentaría el consumo y la recuperación de la economía. Biri-biri: si eso funcionara la economía estaría al rojo vivo, con todos los pesos truchos que lleva impresos el gobierno para subsidiar a todo el mundo.

La verdad, es la típica demagogia de muchos políticos argentinos. Y que es doble. La primera demagogiada es que proponen eliminar el impuesto cuando están en la oposición. ¿Por qué no lo propusieron cuando tenían el gobierno, en la presidencia de Mauricio Macri? Es más: Macri había prometido en un spot de campaña textualmente que los trabajadores no iban a pagar impuesto a las ganancias. Al final, modificó la ley para que pagaran menos, pero se cuidó de eliminar el impuesto, como ahora proponen los legisladores de su partido.

La segunda demagogiada es que, si quieren reducir impuestos, tendrían que decir qué gasto público recortar para cubrir el bache: ¿estarían dispuestos a legislar una baja de las jubilaciones, de los subsidios a la energía, de los fondos de la coparticipación? Si no, bajar impuestos de este modo tan simplista hoy implicaría simplemente emitir aún más pesos falsos que los casi 2 billones de pesos que ya emitió el gobierno de Alberto Fernández, que ya de por sí es un gastador compulsivo.

Pronósticos del pasado

No es la primera vez que hace esto la oposición. En 2010, logró rejuntar suficientes votos para sancionar el 82% móvil de las jubilaciones. Eso, claro, hubiera quebrado el sistema previsional. La entonces presidenta, Cristina Fernández, tuvo que vetar la ley. Igual la Anses quebró, pero no por el 82%, sino por la demagogia de la propia Cristina, que hizo otra cosa con el dinero de la Anses: regalar 3 millones de jubilaciones a personas que nunca habían trabajado o que nunca habían aportado.

La verdad es que este proyecto está destinado a morir. Pero desnuda una cuestión de fondo: una oposición más seria podría proponer cambios al Impuesto a las Ganancias, racionalizarlo, adecuarlo. Pero proponer directamente su eliminación, igualándose al eslogan simplón de que “el salario no es ganancia” es primitivo. Lo que en Argentina se llama Impuesto a la Ganancia en el resto del mundo es un Impuesto al Ingreso personal, y es el impuesto más justo de todos, porque va pagando un porcentaje mayor de impuesto el que tiene mayores ingresos. Ningún país medianamente equitativo, racional y moderno elimina ese impuesto.

Una oposición más seria podría proponer, además, bajar otros impuestos en lugar de Ganancias, que son mucho más dañinos e injustos. Por ejemplo, los impuestos al trabajo, que agrandan cada vez más el empleo y la economía en negro.

En algún momento tenemos que dar un salto de calidad. Los partidos políticos pueden hacer una cosa cuando están en el gobierno y vociferar exactamente lo contrario cuando están en la oposición. Pero no pueden hacerlo con cosas tan elementales y básicas como el sistema previsional o un impuesto que significa un tercio de la recaudación tributaria del Estado. En algún momento vamos a tener que ponernos los pantalones largos. Los senadores de Juntos por el Cambio también.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Ineptos para un velorio, hábiles para colonizar la Justicia

Audio

Para qué me encargan un funeral si saben cómo me pongo

Audio

Ya es desopilante: mil formas de arruinar a la agroindustria

Lo Último

Audio

Ya es desopilante: mil formas de arruinar a la agroindustria

Audio

Al fin una buena jubilados: palabras para todos y todas

Audio

Mate, reposera y Covid: el hit de un verano anarco