Menú
×
Cadena 3

Mercado cambiario

El cepo, un camino de ida

La bicicleta nunca muere en los países raros con controles cada vez más extravagantes, como el nuestro. Ahora, a la caza de los "coleros virtuales".

07/07/2020 | 14:33

El cepo y sus históricas variantes argentas como respuesta al perenne desastre fiscal, monetario y cambiario es ridículo. Como prueba, basta decir que ningún país, excepto Venezuela, Argentina y alguno más, necesita imponer cepos para evitar que sus ciudadanos vacíen el cofre de los bancos centrales, ni siquiera en la pandemia.

Pero hay otra prueba más: y es el hecho de que, una vez que apelaste al cepo, no hay forma de parar. Hay que apretarlo cada vez más, con medidas cada vez más minuciosas y ridículas. El cepo es un camino de ida.

El gobierno argentino ya no sabe qué más hacer para evitar que los dólares se fuguen del Banco Central. Y eso que el cepo que ya existe es de los más cerrados y asfixiantes de la historia.

Ahora hay una nueva. Obviamente, hay gente que consume rápidamente el cupo de 200 dólares mensuales a 97 pesos que cada uno puede comprar en el banco para atesoramiento. Es el famoso dólar ahorro. El precio oficial, más el impuesto del 30%.

Entonces, lo que hace mucha gente es apelar a “coleros virtuales”. Es decir, personas que tienen una cuenta en dólares y que usan su cupo no para atesorar dólares para ellos sino para otro, a cambio de una comisión. Por supuesto, ya hay maniobras importantes. La diferencia entre el “dólar ahorro” y el “dólar blue” es de 30 pesos, un 30%. Es un incentivo grande para el pedaleo. No hay una regla, pero el “colero” se queda con unos 10 pesos por dólar. Por cada transacción de 200 dólares, son 2.000 pesos al mes.

El Banco Central ha detectado cuentas que, cada mes, reciben decenas de transferencias posiblemente injustificadas de a 200 dólares. Y entonces les ha exigido a los bancos la improductiva tarea de vigilar transacciones de 200 dólares, miserables para cualquier estándar en el mundo. Deben advertir a los clientes que hagan esto que está prohibido consumir el cupo de terceros y denunciarlos a la autoridad monetaria.

Algunos bancos ya han enviado mensajes a clientes. Y, aparentemente, el límite de la sospecha son unas 5 transacciones extras en el mismo mes. O sea que por hasta mil dólares algunos bancos harían la vista gorda. Por esa cantidad, habría que pagar 130 mil pesos en el mercado blue. Con el “dólar colero”, ese costo puede rondar los 110 mil pesos. Si después los vendés en el blue, te hiciste casi 20.000 pesos. La bicicleta nunca muere en los países raros con controles cada vez más extravagantes, como el nuestro.

La emisión sin fin de pesos, la añeja desconfianza en los gobiernos y la certeza de la devaluación constante son un combo mortal. Mientras eso no cambie, no va a quedar otra que seguir inaugurando cepos y cerrándolos cada vez más, hasta el absurdo extremo o hasta morir de asfixia, lo que suceda primero.

Audios

El FMI y EEUU: de diablos a corderitos en un finde

Los inversores se hacen los osos

Los inversores se hacen los osos

Te puede Interesar

Audio

Cómo ser igual de pobres, pero con más empleados

Audio

A la denuncia de Áñez le faltó carne

Audio

Nos tenemos menos confianza que al África

Lo Último

Audio

Cómo ser igual de pobres, pero con más empleados

Audio

Nos tenemos menos confianza que al África

Audio

Táctica y estrategia del avestruz